Sustancias químicas 

El problema


¿Por qué las sustancias químicas son un problema para la salud?

En la vida cotidiana, la habitual exposición a sustancias químicas tóxicas se ha convertido, cada vez más, en una preocupación para la salud. Lamentablemente muchos de los productos que se utilizan en la atención de la salud contribuyen a generar exposiciones peligrosas, esto incluye a los productos de limpieza y desinfectantes, los ftalatos contenidos en insumos clínicos, los componentes ignífugos de los muebles (comúnmente llamados retardantes de llama), el formaldehído, también presente en los muebles, y los solventes en los laboratorios.


Cada vez más investigaciones científicas elevan el nivel de preocupación acerca de los efectos en la salud causados por la exposición crónica a las sustancias químicas. Actualmente se sabe que:

  • Las sustancias químicas, incluso en pequeñas dosis, pueden provocar enfermedades, como interferir con el desarrollo sexual, alterar el sistema hormonal y causar cáncer en muy bajos niveles
  • Los niños y los bebés en el vientre materno son los más vulnerables
  • En la leche materna y en la sangre del cordón umbilical entre el feto y la madre se han encontrado cientos de productos químicos sintéticos
  • En el organismo humano, las sustancias químicas pueden comportarse como fármacos, perturbando los sistemas, a bajos niveles de exposición y, potencialmente, causando daño cuando se combinan

Enfermedades relacionadas con las sustancias químicas

En las sociedades industrializadas, el aumento del uso de las sustancias químicas ha sido acompañado por el aumento de las enfermedades relacionadas con los mismos, entre las cuales se incluye cáncer, asma, defectos congénitos, discapacidades generadas durante el desarrollo, autismo, endometriosis e infertilidad.

La evidencia científica, cada vez mayor, vincula parcialmente la incidencia de estas enfermedades con sustancias tóxicas para el medio ambiente.

Necesitamos nuevas políticas sobre sustancias químicas

Resolver el tema de las sustancias químicas de modo individual, producto por producto, ha demostrado ser insuficiente. Muchos programas de compras que priorizan el medio ambiente y campañas ambientales señalan ciertas sustancias químicas como causa de preocupación para lograr su reducción. Sin embargo, las sustancias peligrosas siguen existiendo en el mercado debido a que:

  • Los fabricantes cambian el uso de una sustancia química sobre el que se ha llamado la atención por otra no probada ni catalogada, que no resulta ser necesariamente preferible
  • El abordaje individual, producto por producto, es muy costoso y lento
  • Cuando el gobierno no exige a los fabricantes realizar pruebas de toxicidad, la carga de financiar las pruebas y monitoreo ambiental de las sustancias químicas que existen en el mercado recae en los ciudadanos, lo que demora aún más el cambio

La transformación de la economía alrededor de los productos químicos

Las instituciones de salud tienen una responsabilidad ética especial de usar sustancias químicas que representen un menor riesgo para la salud humana. En lo que se refiere a las sustancias químicas, una cantidad cada vez más grande de hospitales optan por priorizar la seguridad para no tener que luego lamentarse, eliminando aquellas sustancias que se sospecha que son peligrosas y adoptando alternativas más seguras. Al final de cuentas, los beneficios de este abordaje incluyen menores costos de disposición, menor responsabilidad civil y mejor salud para los empleados.

A medida que las instituciones de salud y otras de envergadura hacen frente a estos problemas, las industrias líderes comprenden la importancia que reviste esta cuestión.

Sustancias químicas en el sector del cuidado de la salud

En las instituciones del cuidado de la salud, así como en otras instituciones, se utiliza un sorprendente número de materiales altamente tóxicos. Estos materiales producen efectos adversos en los pacientes, trabajadores y la población en general.

Muchos de estos tóxicos están definidos y regulados por leyes nacionales, estaduales o locales. Otros son usados diariamente sin contar con ningún tipo de regulación. Entre ellos se pueden encontrar compuestos carcinógenos, materiales corrosivos, irritantes o que emiten otros tóxicos al ambiente en el transcurso de su producción, uso, almacenamiento, transporte o disposición.

A través de las siguientes secciones podrá acceder a más información sobre algunos de los tóxicos presentes en el sector del cuidado de la salud: