Huella climática del sector salud

Si el sector de la salud fuese un país, sería el quinto emisor más grande del planeta. Eso indica el nuevo reporte Huella climática del sector de la salud. Cómo contribuye el sector de la salud a la crisis climática global: oportunidades para la acción, de Salud sin Daño, en colaboración con Arup.

Este informe establece la primera estimación global de la huella climática del sector de la salud, identifica fuentes clave de emisiones del sector de la salud y brinda una serie de recomendaciones para conducir al sector por el camino de las emisiones cero y, de esta forma, alinear los objetivos mundiales de salud con los objetivos mundiales en materia climática.

Descargue aquí el informe completo

Resumen ejecutivo

Apéndices

  1. Apéndice A: Tabla de emisiones nacionales del sector de la salud correspondientes a los 43 países de la WIOD
  2. Apéndice B: Metodología
  3. Apéndice C: Panorama de cada país

El problema

La combustión de combustibles fósiles tiene un rol central en la huella climática del sector de la salud. El sector necesita hacer la transición a energías limpias y renovables para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París y alcanzar emisiones netas cero para el año 2050, o antes.

- Si el sector de la salud fuera un país sería el quinto emisor más grande del planeta.

- En 2014 el sector de la salud a nivel global produjo 2 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente, lo cual equivale al 4,4 % de las emisiones globales netas.

- Los diez principales emisores de carbono del sector de la salud generan el 75 % de las emisiones globales totales del sector. Estos son los Estados Unidos, China, la Unión Europea, Japón, Rusia, Brasil, India, Corea del Norte, Canadá y Australia.

- Los tres emisores más grandes (Estados Unidos, China y la Unión Europea) representan el 56 % de la huella climática total del sector de la salud a nivel mundial.

- El 71 % de la huella climática del sector de la salud es atribuible a su cadena de suministro, incluyendo la producción, el empaque, el transporte y la disposición de los bienes y servicios adquiridos por el sector.

Lo que el informe propone

Si logramos alinear el desarrollo, el crecimiento y la inversión en salud con los objetivos climáticos globales, el 10 % de la economía mundial que representa el sector de la salud puede ayudar a impulsar la descarbonización y propiciar un futuro climáticamente inteligente, más equitativo y más saludable.

- El sector de la salud debe tomar acciones inmediatamente para reducir sus emisiones (Alcance 1), invertir y abogar por la descarbonización de los sistemas energéticos locales y nacionales (Alcance 2), y establecer criterios de compras bajas en carbono o de emisiones cero (Alcance 3).

- Los gobiernos nacionales y subnacionales deberían establecer planes de acción tendientes a descarbonizar sus sistemas de salud, promover la resiliencia y mejorar los resultados sanitarios. Los países con mayor responsabilidad por el problema deberían marcar el rumbo.

- Los organismos bilaterales de asistencia, los bancos multilaterales de desarrollo, otras entidades de financiación de la salud y las organizaciones filantrópicas deberían incorporar principios y estrategias climáticamente inteligentes a la asistencia sanitaria, los préstamos y la orientación normativa que brindan a los países en desarrollo.

- Se necesita desarrollar una hoja de ruta global que identifique los caminos clave a seguir, establezca plazos y marcos de acción, y defina los actores que intervienen para poder conducir al sector hacia el camino de las emisiones cero.

Sobre este informe

Este es el primer documento de una serie de trabajos de investigación y formulación de políticas que Salud sin Daño y sus aliados, incluido Arup, se han propuesto elaborar a lo largo de los próximos tres años. Esta serie de informes definirá la huella climática del sector de la salud y delineará un conjunto de acciones que el sector puede adoptar para estar en consonancia con la ambición del Acuerdo de París y, al mismo tiempo, alcanzar objetivos globales en materia de salud.

Sobre Salud sin Daño

Salud sin Daño (Health Care Without Harm) es una organización no gubernamental internacional que trabaja para transformar el sector del cuidado de la salud en todo el mundo para que reduzca su huella ambiental, se convierta en un punto de referencia para la comunidad en materia de sostenibilidad y se posicione como líder del movimiento global para la salud y la justicia ambientales.

Salud sin Daño trabaja desde hace 23 años con el sector de la salud con el objetivo de reducir su uso de sustancias químicas tóxicas y su generación de residuos y, al mismo tiempo, transformar la cadena de suministro y promover acciones en materia climática. Con oficinas en Estados Unidos, Europa y Asia, un equipo regional en América Latina y alianzas a nivel de país con organizaciones nacionales de Australia, Brasil, China, la India, Sudáfrica y Nepal, Salud sin Daño es una organización líder a la hora de movilizar al sector de la salud para concretar esta visión.

Más información: Carolina Gil Posse | carolina@hcwh.org