Visión y misión

Salud sin Daño (Health Care Without Harm) es una organización no gubernamental internacional que trabaja para transformar el sector del cuidado de la salud en todo el mundo para que reduzca su huella ambiental, se convierta en un punto de referencia para la comunidad en materia de sostenibilidad y se posicione como líder del movimiento global para la salud y la justicia ambientales.

Salud sin Daño trabaja desde hace 25 años con el sector salud para reducir el uso de sustancias químicas tóxicas y la generación de residuos en sus establecimientos y, al mismo tiempo, transformar la cadena de suministro y promover acciones en materia climática.

Con oficinas en Estados Unidos, Europa y Asia, un equipo regional en América Latina y alianzas a nivel de país con organizaciones nacionales de Australia, Brasil, China, India, Sudáfrica y Nepal, Salud sin Daño es una organización líder a la hora de movilizar al sector de la salud para concretar esta visión.

El plantel de Salud sin Daño, integrado por profesionales, investigadores/as y promotores/as de la salud, trabaja con hospitales, sistemas de salud, gobiernos y organismos internacionales a fin de acelerar en todo el mundo los procesos de descarbonización del sector, creación de resiliencia y construcción de liderazgo en materia de políticas climáticas.

La Red Global de Hospitales Verdes y Saludables de Salud sin Daño cuenta con más de 1500 instituciones miembro en 72 países que trabajan para que el sector de la salud se sume al movimiento por el cambio climático y expanda su misión sanadora incluso más allá de lo que sucede dentro de sus establecimientos.

Nuestra visión

El sector del cuidado de la salud moviliza su influencia ética, económica y política a fin de crear un mundo saludable, equitativo y sustentable desde el punto de vista ambiental.

Nuestra misión

Transformar el sector del cuidado de la salud en todo el mundo para que reduzca su huella ambiental, se convierta en un punto de referencia para la comunidad en materia de sostenibilidad y se posicione como líder del movimiento global para la salud y la justicia ambientales.

Objetivos generales

  1. Proteger a la salud pública frente al cambio climático: reducir la huella de carbono del sector del cuidado de la salud, promover sistemas de salud resilientes al cambio climático, movilizar al sector de la salud para abordar el cambio climático como una cuestión de salud pública e impulsar soluciones que aceleren la transición hacia el empleo de energía limpia y renovable.
  2. Transformar la cadena de suministro del sector salud: establecer y globalizar criterios de compras, y aprovechar el poder de compra del sector del cuidado de la salud a fin de orientar políticas y mercados hacia el empleo de productos y servicios saludables, sustentables y elaborados en forma ética.
  3. Construir liderazgo para la salud ambiental: inspirar, movilizar y respaldar el liderazgo del sector del cuidado de la salud a fin de promover la sustentabilidad ambiental, los derechos humanos y el derecho a la salud con el objetivo de lograr un cambio transformador de gran escala.

Objetivos programáticos

Edificios – Promover el diseño, la construcción, la renovación y las operaciones de establecimientos de salud verdes y saludables a fin de minimizar los impactos ambientales y fomentar entornos terapéuticos reparadores y sustentables.

Sustancias químicas – Trabajar con el sector del cuidado de la salud para eliminar las sustancias químicas nocivas o sustituirlas por alternativas más seguras; minimizar la exposición de los pacientes, los trabajadores de la salud y las comunidades a las sustancias químicas; impulsar el diseño, el empleo y la disposición segura de sustancias químicas y materiales más seguros.

Energía – Acelerar la implementación de la eficiencia energética y, al mismo tiempo, promover el consumo de energía limpia y renovable en el sector de la salud, con la consecuente movilización del sector como líder en pos de un futuro con energía saludable para todos.

Alimentos – Colaborar con los establecimientos de salud para que promuevan, compren y ofrezcan alimentos saludables cultivados en forma sustentable, a fin de respaldar el desarrollo de sistemas sustentables de provisión de alimentos que mejoren la salud ambiental y aborden la cuestión de los determinantes sociales y económicos de las enfermedades no transmisibles.

Productos farmacéuticos – Respaldar la producción, gestión y disposición seguras de productos farmacéuticos, a fin de reducir su impacto sobre la salud y el ambiente a lo largo de todo el ciclo de vida y fomentar la innovación en lo referente a productos sustentables.

Transporte – Promover estrategias de transporte para pacientes, familiares y empleados que respalden sistemas de transporte locales y regionales más saludables, lo que permitirá reducir la contribución del sector de la salud a la contaminación del aire, el cambio climático y la carga de morbilidad.

Residuos – Promover políticas de basura cero, reducir el volumen y la toxicidad de los residuos generados por el sector de la salud, e implementar opciones de disposición seguras y sustentables como alternativas a la incineración.

Agua – Desarrollar acciones de conservación, reciclaje y tratamiento a fin de reducir el consumo de agua de los hospitales y la contaminación por aguas residuales; promover la salud pública impulsando políticas y acciones para el cuidado de la salud que garanticen el acceso de las comunidades a un suministro de agua potable.