Líderes de organizaciones de la salud lanzan campaña mundial contra la contaminación del aire

Ciudades sin máscara (Unmask My City) es una iniciativa global de médicas/os, enfermeras/os y profesionales de la salud pública destinada a mejorar la calidad del aire y reducir las emisiones en nuestras ciudades.

2 de mayo de 2017 - En el Día Mundial del Asma, se lanza mundialmente Ciudades sin máscara (Unmask My City), una iniciativa global que se lleva adelante en 10 ciudades de cinco continentes, que busca promover soluciones prácticas y crear cambios tangibles en las políticas públicas a nivel local que impulsen una tendencia global para reducir la contaminación del aire urbano para el año 2030.

El objetivo es lograr una reducción significativa de las enfermedades y muertes asociadas a la contaminación del aire, así como las emisiones de gases de efecto invernadero. A través de Ciudades sin máscara, los profesionales de la salud se están convirtiendo en una fuerza visible que apoya e impulsa campañas por un aire más saludable en sus países para proteger el ambiente y la salud de las personas.

Los socios estratégicos de Salud sin Daño en Brasil, India y Sudáfrica se han unido a Ciudades sin máscara para reclamar soluciones que permitan enfrentar el problema desde una perspectiva local, como establecer políticas sanitaras en comunidades marginadas en Chennai, India; garantizar que la salud sea considerada en el proceso de concesión de permisos para instalar centrales eléctricas en Emalahleni, Sudáfrica; e involucrar y comprometer al sector de la salud en San Pablo, Brasil.

Esta iniciativa global, coordinada por la Alianza mundial para el clima y la salud (Global Climate and Health Alliance – GCHA), junto con Salud sin Daño, la Alianza para la salud y el medio ambiente (Health and Environment Alliance), la Alianza para el clima y la salud de Estados Unidos (US Climate and Health Alliance ) y la Alianza de salud del Reino Unido para el cambio climático (UK Health Alliance for Climate Change), tiene como objetivo promover soluciones prácticas y crear cambios reales a nivel local y nacional para impulsar una tendencia mundial clara que permita disminuir la contaminación del aire de las ciudades para el 2030. Esto salvará millones de vidas, mejorará la salud de miles de millones de personas y contribuirá enormemente a la reducción de gases de efecto invernadero necesaria para mantener el mundo a salvo de la crisis del cambio climático.

La contaminación del aire, responsable de una de cada nueve muertes en todo el mundo, afecta a todos. El 92% de la población mundial vive en lugares que no cumplen con los parámetros de calidad de aire de la Organización Mundial de la Salud (1). Esta creciente nube de contaminación ha hecho que la contaminación del aire esté en la cima de la lista de factores de riesgo evitables para la salud, con una carga de enfermedad inaceptablemente alta.

"Desde el punto de vista de la salud pública, usar máscaras para protegerse de la contaminación del aire es una solución de último recurso”, asegura Jennifer Wang, coordinadora de la Iniciativa energía saludable de Salud sin Daño. “Ante todo, nuestra meta debe ser la prevención ", remarca.

"Para abordar las causas de la contaminación del aire, necesitamos la acción decisiva de los encargados de formular políticas públicas y la cooperación entre sectores, incluido el sector de la salud. Al trabajar juntos para combatir la contaminación del aire, estamos salvando vidas, ahorrando dinero y preservando nuestro planeta", explica Wang.

En Brasil, las organizaciones de salud están asumiendo un mayor liderazgo en la lucha contra el cambio climático, entre otros problemas esenciales de salud ambiental. "La campaña Ciudades sin máscara está movilizando a los miembros brasileños de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables para mejorar la calidad del aire en la ciudad de San Pablo", asegura Vital Ribeiro, de Projecto Hospitais Saudáveis, socio estratégico de Salud sin Daño en Brasil. "Creemos que el sector de la salud puede marcar una gran diferencia en la lucha contra la contaminación del aire y el cambio climático, además de contribuir a mejorar significativamente la calidad de vida de 12 millones de personas que viven en San Pablo", agrega.

"La contaminación del aire está privando a los ciudadanos de su derecho a una vida sana. Es imperativo que quienes están involucrados en la salud pública se hagan cargo y se comprometan con el gobierno para enmarcar políticas adecuadas para proteger la salud pública y el medio ambiente", sostiene Shweta Narayan, de la Iniciativa de energía saludable en India.

Estos son sólo algunos ejemplos de enfoques definidos localmente por los socios estratégicos de Salud sin Daño que participan en la campaña Ciudades sin máscara. Como parte de esta comunidad global de la salud, estamos increíblemente entusiasmados y comprometidos con continuar promoviendo soluciones para luchar contra la contaminación del aire, para proteger nuestra salud y nuestro clima.

  • Para más información, visite el sitio web de la campaña Ciudades sin máscara (Unmask my city) en inglés o en portugués.
  • Para conocer qué se está haciendo en Brasil, visite la página con información sobre la campaña en San Pablo (en inglés o en portugués).
  • Leer el comunicadode prensa de la campaña Ciudades sin máscara (en inglés).

¿Qué es Ciudades sin máscara?

 

1) Organización Mundial de la Salud. OMS| La OMS publica estimaciones nacionales sobre la exposición a la contaminación del aire y sus repercusiones para la salud [Internet]. OMS. 2016 [Citado el 10-04-2017]. Disponible en: http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2016/air-pollution-estimates/es/