Liderar con el ejemplo

Sector de la salud: liderar con el ejemplo

Ha llegado el momento de que el sector de la salud ofrezca una respuesta a la realidad del cambio climático asumiendo un rol de liderazgo moral y tangible en cuanto a las iniciativas de mitigación a nivel mundial, comenzando por sus propias políticas y prácticas.

Nadie sabe cuál es la dimensión precisa de la huella de carbono global que deja este sector, pero sí sabemos que es más que considerable. En todos los países industrializados y en muchos países en desarrollo, la atención de la salud es una actividad masiva que hace un uso intensivo de la energía. El sector de la salud es uno de los sectores que más consume agua, computadoras, medicamentos, alimentos y otros recursos.

Este consumo aumenta la huella climática de este sector, lo que supera la propia huella de la generación de energía.

Muchos sistemas de salud, en Europa y América del Norte en particular, han comenzado a desarrollar estrategias integrales para reducir su huella y acercarse a la neutralidad de emisión de carbono. Muchos otros están tomando medidas para resolver algún aspecto de este problema en particular. A pesar de ello, reducir el impacto del sector de la salud sobre el clima es tan complejo como lo es la amplia diversidad de sistemas de salud que existen en el mundo.

Por ejemplo, en muchas partes del mundo resulta necesario mejorar la atención de la salud en cuanto a servicio y esto puede significar un aumento en el consumo de energía. Sin embargo, si este aumento se produce con la mirada puesta sobre la eficiencia energética y la instalación de tecnologías de generación de energía limpia y renovable, entonces se podrá brindar un servicio de salud de mejor nivel que coincida con una estrategia de protección climática.