Alternativas

 

Retardantes de llama bromados (BFRs) en el sector de la salud

En el sector de la salud, entre los productos que pueden llegar a contener retardantes de llama bromados se incluyen:

  • Colchones, almohadas de goma espuma y la ropa de cama en las habitaciones de los pacientes
  • Almohadones para sillones, pantallas para lámparas, cortinas para consultorios, cortinas en general y persianas
  • Equipos electrónicos como televisores, oxímetros de pulso, monitores, ventiladores o bombas IV; todos ellos probablemente contengan retardantes de llama bromados en sus cubiertas plásticas.
  • En las salas de enfermería puede encontrarse retardantes de llama bromados en las computadoras, impresoras, faxes y fotocopiadoras, así como en los distintos muebles de oficina.
  • En los bares y comedores, pueden encontrarse tales sustancias en los hornos de microondas, heladeras y otros aparatos eléctricos.
  • En casi todas las áreas de un hospital, desde el área de despacho hasta el área de recepción de mercaderías, pasando por los quirófanos, puede encontrarse material de embalaje de goma espuma que puede contener estas sustancias.

Alternativas libres de retardantes de llama bromados

Existen muchos productos que no contienen estos retardantes de llama bromados y los mismos son eficaces y accesibles. Las instituciones de salud pueden tomar medidas para reducir el uso de productos y materiales que contengan tales sustancias bromadas.

Los hospitales pueden elegir productos que naturalmente cumplan con las normas contra incendios sin el agregado de retardantes de llama, es decir, productos que son inherentemente ignífugos, como por ejemplo la lana o el Kevlar (poliparafenileno tereftalamida), siempre que estos estén disponibles. 

Además, los hospitales pueden:

  • Solicitar la publicación del nombre y número de registro del servicio de compendio de productos químicos (comúnmente llamado número de CAS, por su sigla en inglés) de la totalidad de los retardantes de llama que se utilizan en los productos que ellos compran.
  • Manifestar su preferencia por aquellos productos que no contengan sustancias tóxicas, persistentes y bioacumulables, así como advertir a los proveedores que, a medida que exista más información sobre los retardantes de llama, se elegirá los productos que contengan aquellos retardantes que hubieran sido completamente ensayados para demostrar su inocuidad y seguridad.